Soy un defensor de la lentitud en un mundo que va cada vez más deprisa. En el que apenas nos dejamos tiempo para nosotr@s mism@s, para nuestro placer. Un mundo en el que se han puesto de moda aparatos que pueden conseguir tu orgasmo en 30 segundos, en el que sobre todo se valoran los logros, el hacer, el ser productivo y eficiente.
El verdadero desafío es parar, ir más despacio, encontrar que lo que buscabas corriendo... está dentro de ti.
Acuerda una cita con tu amante, o contigo mism@. Que tenga al menos 3 horas de libertad en las que podáis relajaros. En un momento del día en que no estéis muy cansados.
¿Si no tenemos tiempo para ésto, para qué lo tenemos?
Crea el espacio adecuado para poder encontraros, sin prisa. Y disfrutad.
Miguel